TRADUCCIÓN JURADA

Una Traducción Jurada es una traducción realizada por un Traductor Jurado autorizado por el Ministerio de Asuntos Exteriores. El Traductor Jurado actúa como un Notario, y da fe pública de la veracidad del documento traducido.

Toda Traducción Jurada se entrega en papel legitimado y sellado.

Las primeras traducciones fueron de la Biblia, ya que como los judíos llevaban mucho tiempo sin hablar su lengua (el hebreo), ésta se perdió y las Santas Escrituras debieron traducirse para que las entendiesen los judíos que no hablaban su lengua original. Ptolomeo Filadelfo en el siglo III adC mandó traducir del hebreo al griego las Sagradas Escrituras a 72 sabios que dominaban el hebreo y el griego. Esta versión se conoce como versión Alejandrina o versión de los 70. En el siglo II D.C. la Biblia se tradujo del griego al latín (Antiguo y Nuevo Testamento). A esta versión se le llamó Vetus Latina. En el siglo IX y X en Bagdad, los trabajos de los antiguos griegos en los campos de la ciencia y la filosofía se tradujeron al árabe. Este aprendizaje se diseminó por Europa a través de España, prácticamente un estado islámico, desde principios del siglo VIII por cuatrocientos años. En la escuela de Toledo donde se realizaban las traducciones del árabe al latín y luego al español, contribuyó al desarrollo científico y tecnológico para el renacimiento europeo. Parte de la historia de la traducción puede ser trazada con propiedad, por ejemplo son los casos de la traducción de la biblia, el trabajo de los misioneros, los traductores orientalistas en la India.